Saltar al contenido

Presión adecuada de neumáticos durante la lluvia

12/08/2023
¿Sabes cómo influye la presión de los neumáticos en tu seguridad al conducir bajo la lluvia? Muchas personas no le dan la importancia que merece a este factor, pero lo cierto es que una presión incorrecta puede provocar problemas de agarre, frenado y aquaplaning. En este artículo, te explicaremos cómo comprobar y ajustar la presión de tus neumáticos según las condiciones climáticas, y qué presión es la más recomendable para cada situación.

Índice

    ¿Qué pasa si la presión de los neumáticos es demasiado baja o alta?

    La presión de los neumáticos es la fuerza que ejerce el aire dentro de ellos sobre la superficie de contacto con la carretera. Esta presión debe ser la indicada por el fabricante del vehículo y del neumático, ya que está calculada para garantizar el mejor rendimiento y seguridad. Sin embargo, la presión puede variar por diversos motivos, como los cambios de temperatura, el desgaste, las fugas o el uso del vehículo.

    Si la presión de los neumáticos es demasiado baja, se produce una deformación de la banda de rodadura, lo que hace que se reduzca la superficie de contacto con el asfalto y se incremente el rozamiento. Esto provoca un mayor desgaste, un mayor consumo de combustible y una menor estabilidad y capacidad de frenado. Además, en condiciones de lluvia, el agua no se evacua correctamente por el dibujo del neumático, lo que aumenta el riesgo de sufrir aquaplaning, es decir, la pérdida de control del vehículo al deslizarse sobre una capa de agua.

    Si la presión de los neumáticos es demasiado alta, se produce una rigidez de la banda de rodadura, lo que hace que se aumente la superficie de contacto con el asfalto, pero solo por el centro. Esto provoca un menor desgaste, pero también un menor agarre, una menor capacidad de absorción de los baches y una mayor sensibilidad a los cambios de dirección. Además, en condiciones de lluvia, el agua no se evacua correctamente por el dibujo del neumático, lo que también aumenta el riesgo de sufrir aquaplaning.

    ¿Cómo comprobar y ajustar la presión de los neumáticos?

    Para comprobar la presión de los neumáticos, se necesita un manómetro, que es un instrumento que se conecta a la válvula del neumático y mide la presión en unidades de PSI (libras por pulgada cuadrada) o BAR (atmósferas). La mayoría de las gasolineras disponen de manómetros y compresores de aire gratuitos o de pago. También se pueden comprar manómetros portátiles o digitales para llevar en el coche.

    La presión adecuada para los neumáticos se puede encontrar en una etiqueta situada en la puerta del conductor, en el manual del propietario del vehículo o en el flanco del neumático. Es importante tener en cuenta que la presión puede variar según el tipo de neumático, el tamaño, la carga y el uso del vehículo. Por ejemplo, algunos fabricantes recomiendan una presión diferente para la conducción en ciudad o en autopista, o para el uso con o sin pasajeros o equipaje.

    Para ajustar la presión de los neumáticos, se necesita un compresor de aire, que es un aparato que inyecta aire a presión en el neumático. Si la presión es demasiado baja, se debe conectar el compresor a la válvula del neumático y añadir aire hasta alcanzar la presión deseada. Si la presión es demasiado alta, se debe presionar la válvula del neumático con un objeto fino, como un lápiz o una llave, y liberar aire hasta alcanzar la presión deseada.

    Es importante recordar que la presión de los neumáticos debe comprobarse y ajustarse en frío, es decir, antes de conducir el vehículo o después de haber recorrido menos de 3 kilómetros. Si se comprueba o ajusta la presión en caliente, es decir, después de haber conducido el vehículo durante un tiempo, se debe añadir 0,3 BAR o 4 PSI a la presión indicada por el fabricante.

    ¿Qué presión deben tener los neumáticos en lluvia?

    La presión de los neumáticos en lluvia debe ser la misma que la indicada por el fabricante para condiciones normales, ni más ni menos. Algunas personas creen que hay que reducir la presión de los neumáticos en lluvia para aumentar el agarre, pero esto es un error, ya que lo que se consigue es reducir la capacidad de evacuar el agua y aumentar el riesgo de aquaplaning. Otras personas creen que hay que aumentar la presión de los neumáticos en lluvia para reducir el rozamiento, pero esto también es un error, ya que lo que se consigue es reducir el agarre y la estabilidad.

    Lo que sí hay que hacer en lluvia es comprobar la presión de los neumáticos con más frecuencia, ya que los cambios de temperatura pueden afectar a la presión. Además, hay que tener en cuenta que la presión de los neumáticos influye en el comportamiento del vehículo, pero no es el único factor. También hay que tener en cuenta el estado y el tipo de los neumáticos, el estado y el tipo de la carretera, la velocidad y la distancia de frenado, la visibilidad y la atención al conducir.

    La presión de los neumáticos es un aspecto fundamental para la seguridad y el rendimiento del vehículo, especialmente en condiciones de lluvia. Por eso, es importante comprobar y ajustar la presión de los neumáticos regularmente, siguiendo las indicaciones del fabricante y utilizando los instrumentos adecuados. Así, se podrá conducir con más confianza y tranquilidad bajo la lluvia.

    ¡Hola! Soy Tomás, un experto redactor de blog. Me apasiona escribir sobre temas que me interesan y compartir mis conocimientos con otros. Me encanta compartir mi voz y mi perspectiva sobre el mundo con mi audiencia.
    Estoy aprendiendo cada día sobre el marketing digital, la escritura creativa y la estrategia de contenido. Estoy siempre buscando nuevas formas de contar historias interesantes a través de mi trabajo.